Martin Lucas

El estallido

Fue un año bisagra. Esos que se leen con el paso del tiempo y cuyas consecuencias se comprenden mejor desde la mirada retrospectiva. Marcó un antes y un después. Un año de revuelta popular, de ciudadanos en las calles, de hartazgo generalizado e indignación. Un acontecimiento dramático que dejó en evidencia la profunda crisis de representación y el agotamiento de un modelo económico y político. La culminación de un círculo vicioso de recesión, deuda pública, ajuste, desempleo y pobreza. No es Grecia 2011. No es España. Es la foto de Argentina 2001, el recuerdo de una de las peores crisis de la historia moderna del país. La de los cinco presidentes, las asambleas populares, el corralito, los piquetes, las cacerolas, la represión y los 39 muertos.

Sin pretender extrapolar la experiencia una década después, el antecedente se impone inevitable al momento de revisar y entender algo de lo ocurrido en el mundo durante el año que acaba de terminar. En esta edición, intentamos pensar el que creemos ha sido el principal suceso mundial de 2011: el regreso de la protesta social al centro de la escena. Hubo protesta contra la opresión y la censura, por la libertad, por los derechos humanos, por la falta de oportunidades, por el derecho a la educación, por la escandalosa distribución de riqueza. Fue el año del estallido. Un tiempo revoltoso que deja consecuencias inmediatas y una nueva comprobación de que más allá de cual fuere el régimen o el sistema en crisis, persiste la confianza colectiva en la posibilidad de cambiar el curso de las cosas.

Pensar lo que viene

Llegó diciembre. El fin de un año vertiginoso en un mundo lleno de urgencias. Crisis financiera, letargo político, indignados y primaveras. Desde Sudamérica, el futuro se mira con algo más de confianza respecto de las propias capacidades para enfrentar las dificultades externas, pero el corto y mediano plazo se muestran impredecibles hasta para los más optimistas. Aquí y ahora, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner renueva formalmente su mandato y relanza una gestión ampliamente legitimada por el aluvión de votos que recibió en octubre, la mayor victoria electoral desde el regreso a la democracia en 1983. Nada nunca resulta fácil para la Argentina, mucho menos en un contexto de turbulencia global que amenaza a los mercados de materias primas. Una situación que exige y exigirá para el segundo gobierno de CFK decisiones certeras en el plano de lo estratégico y también en la gestión de medidas sensibles que pueden tener alto impacto social. Dedicamos este número especial al análisis de la agenda que se vislumbra para 2012 y más allá. Y decimos número especial no solo por la época del año, sino porque estamos celebrando un nuevo aniversario de la revista DEF y de su casa madre, TAEDA Contenidos. Otro año más, el sexto, de una todavía breve pero muy intensa trayectoria, que comenzó con estas páginas y luego se extendió a la TV y a los soportes online. Buen momento entonces para agradecer una vez más a nuestros lectores y a quienes nos brindan su apoyo, y reafirmar nuestro compromiso de seguir ofreciendo un espacio de opinión e información que intenta pensar lo que viene sin las ataduras de la furiosa actualidad. En eso estamos, en eso seguimos.

Plegaria por los chinos

Plegaria por los chinos

Mientras se discute cómo recuperar algo de salud para la golpeada economía internacional, y si se sentirá mucho, poco o nada el impacto de la crisis en el sur de nuestro continente, los brasileños parecen no tener dudas: el mayor peligro viene de Asia. Sostienen que una eventual desaceleración china provocaría un fuerte efecto en los países que, como Brasil o la Argentina, son grandes proveedores de commodities agrícolas y minerales. Si bien los dos socios mayoritarios del Mercosur muestran signos de estar mejor preparados que en el pasado para enfrentar las turbulencias económicas globales, en Brasilia -como lo señaló semanas atrás el ministro de Hacienda Guido Mantega- son muchos los que rezan para que China no se caiga. Dilma Rousseff ha demostrado ser más pragmática que creyente, por eso en la nota central de esta edición analizamos el paquete de medidas de corto y mediano plazo que impulsa la líder brasileña con el fin de fortalecer la industria, afrontar la guerra de divisas y defender la producción local y el mercado interno. En suma, buscar algo de previsibilidad en un contexto internacional dominado por una crisis crónica que arrancó en 2008, que nunca se resolvió del todo y cuya prolongación pone en evidencia el agotamiento de ciertos modelos y recetas. Frente a un horizonte de transición económica y de reacomodamientos en el sistema de poder mundial, la alianza estratégica de nuestro país con el gigante sudamericano se torna cada vez más decisiva.

Conciencia real

Ocho de cada diez argentinos dicen estar preocupados por el estado del medioambiente, según se desprende del informe Green 2011 realizado por TNS hace algunos meses. Pero, más o menos alertados por el calentamiento global, todos coinciden en que como sociedad se hace muy poco para mejorar la situación. Así funciona el mundo real que refiere Charly Alberti durante la entrevista con DEF, cuando dice que más allá de los discursos bien intencionados, casi nadie quiere hacer esfuerzos concretos y sostenidos para cuidar el ambiente. Ni las grandes industrias, ni las pymes, ni las administraciones públicas en todos los niveles. Comprender esta perspectiva realista es entender que la sustentabilidad tiene costos que no todos están dispuestos a pagar. Por ello es mejor lograr pequeños avances que no lograr nada. Y es justamente allí donde crece el papel de las organizaciones ambientalistas, que ayudan a discutir sobre el tema y a canalizar el reclamo ciudadano. En la Argentina, como se señala en la nota especial que presentamos, ya existen antecedentes de cómo la sociedad civil junto con el empuje de las ONG han conseguido, por ejemplo, que se reactive el saneamiento de la Cuenca Matanza-Riachuelo, una de las deudas ambientales más grandes de la historia. Portavoces del mundo natural, algunas más conservacionistas, otras de perfil institucional y unas pocas directamente radicales, las organizaciones ecologistas irrumpieron en la década del 70 y desde hace años son actores decisivos a la hora de instalar la problemática ambiental en la agenda pública. Tenemos buenos ejemplos en el país, de Greenpeace a Vida Silvestre, de FARN a lo nuevo que expresa R21. Con sus métodos, trayectoria y enfoques particulares, se trata de lo mismo: comunicar, concientizar, movilizar, generar acción.

El caudillo

No podría pensarse la Venezuela contemporánea sin Chávez. Es la referencia excluyente, el eje en torno al cual se organiza y estructura la vida pública del país. El hombre que resignificó el pasado y proyectó un modelo socialista con épica revolucionaria. Como buen caudillo, ha logrado crear un culto a su personalidad que no admite otros liderazgos. Su figura omnipresente, que une y divide, se ha tornado imprescindible para entender los últimos 15 años de historia venezolana. Ahora, tras el anuncio de su enfermedad, la incertidumbre ante una eventual ausencia del líder abre un panorama para el que nadie estaba preparado. Ni el oficialismo, perplejo y sin sucesores a la vista. Ni la oposición, que enfrenta una situación inédita casi sin libreto. En el medio, el país se polariza entre quienes creen que “sin Chávez, no hay nada” y aquellos que abrigan la ilusión de una era postchavista. La posible evolución del proceso bolivariano es analizada por el politólogo Andrés Serbin, en la nota de tapa de esta edición.

Avatares de un mundo cambiante, de crisis económica y de reordenamiento del mapa geopolítico son la materia de estudio de un interesante libro de próxima aparición, del también politógo y periodista Luis Rosales que, en exclusiva, adelantamos en estas páginas. Allí se examinan las nuevas configuraciones del tablero global, la declinación unipolar de los EE. UU., el avance de China, India o Brasil, y las oportunidades que tiene la Argentina en ese contexto que exige más que nunca el trabajo en bloque y la definición de intereses a largo plazo. En el mes de las elecciones primarias, un pretexto oportuno para revisar la proyección internacional de la Argentina.

Europa oxidada

Europa oxidada

No hay plan B, se advirtió desde Bruselas y la aprobación parlamentaria del plan de ajuste llegó sobre la hora. Al cierre de esta edición, los ministros europeos acordaban liberar 17.000 millones de dólares para asistir a Grecia y alejarla de un default de consecuencias letales para la economía del viejo continente y también para EEUU. Es mucho lo que está en juego en esta crisis que empuja a las calles a miles de indignados y que, según se sostiene, ha herido de muerte a la eurozona. No es solo una debacle financiera y tal como señala el politólogo Timothy Garton Ash, los líderes políticos deben comprender que es tiempo de cambiar el “viejo vehículo oxidado” que consume litros y litros de nafta por un coche nuevo, sustentable y más barato. Algo se ha roto en Europa y la historia se parece al final de un sueño, como se titula la nota de tapa de esta edición.

Mientras tanto, en esta parte del mundo, hay una discusión recurrente que, palabras más palabras menos, plantea la dificultad de los países sudamericanos a la hora de transformar el crecimiento sostenido en desarrollo y prosperidad. En ese sentido, la llegada de Ollanta Humala a la presidencia de Perú ha renovado las esperanzas de una parte de la población de ese país que aun mira de lejos los beneficios de la apertura económica y de la fuerte inversión que no ha parado de crecer desde finales de la década del 90. Esa es la percepción que recogimos durante nuestra estadía en Lima, donde fuimos testigos de la jornada electoral que consagró al ex militar nacionalista. Preparamos un extenso dossier que revisa los principales aspectos de la economía peruana, el problema social, la cuestión minera, la defensa, el narcotráfico, la relación con sus países vecinos y las políticas de protección de sus recursos naturales. Más de veinte páginas con toda la información y el análisis para entender el país que gobernará Humala desde el 28 de julio.

El fantasma de Malthus

Las cifras actuales son odiosas. Las proyecciones, directamente escalofriantes. El imparable encarecimiento de los alimentos registrado desde mediados de 2010 ha empujando a la pobreza extrema a 44 millones de personas. Se suman a los casi 1000 millones que padecen hambre en el mundo.

Son números que hablan de una verdadera catástrofe: la crisis alimentaria se ha convertido en la gran amenaza del planeta. Un colapso evitable si se tiene en cuenta que existe capacidad real de abastecer a toda la población mundial. En el medio, inciden factores tan diversos como el cambio climático, el crecimiento demográfico desmedido, el aumento de la demanda en potencias emergentes como China e India, el cultivo de agrocombustibles y más recientemente la especulación financiera que promueven los hedges founds (ah, otra vez esos fondos buitre) en los mercados de los commodities. Dedicamos la nota principal de esta edición al análisis de las causas y perspectivas de un problema global que, en apariencia, no ha concitado aun la debida atención de los gobiernos y organismos multilaterales. Vale recordar que la suba del precio de los alimentos fue una de las causas que motivaron las revueltas sociales en el mundo árabe.

En su Ensayo sobre los principios de la población (1798), Thomas Malthus escribió que el crecimiento geométrico de la población y la progresión aritmética de los alimentos darían lugar a una crisis terminal capaz de extinguir a la humanidad. Es probable que nunca se cumpla, pero mientras se agiganta la hambruna en el mundo, el fantasma de aquella predicción catastrófica renueva su vigencia en pleno siglo XXI.

Estar alerta
En esta edición

Estar alerta

Es probable que después de leer la nota de tapa de esta edición, la sencilla acción de abrir un e-mail ya no será lo que solía ser. O, al menos, dejará de ser ese procedimiento casi mecánico, habitual y, digamos, inconsecuente. A la sombra del imparable crecimiento del mundo virtual y de las nuevas tecnologías, sobrevuela una amenaza mutante e inasible. Advertidos o no, se trata de estar alerta: los delitos informáticos están entre nosotros. Una parte importante de nuestras vidas sucede en redes y sistemas en los que dejamos huellas, algunas obvias, otras imperceptibles para el común de los usuarios. Pero están ahí, al acecho de la ciberdelincuencia. Fraude, robo de identidad, falsificación, malversación, corrupción de menores y pedofilia son algunos de los ilícitos graves de un tramado delictivo tan sofisticado que requiere no solo de la concientización sino también de un esfuerzo de parte de los usuarios, de las empresas prestadoras de servicios infomáticos y, por supuesto, del Estado en todas sus competencias policiales y judiciales. Es esa otra faceta de la seguridad pública la que abordamos a fondo en este número de DEF. Hay una buena noticia: en la nota, para la que han sido consultados algunos de los especialistas que más saben del tema en la Argentina, se señala que nuestro país ha dado pasos certeros en materia legal con la modificación del Código Penal en 2008 y con la adhesión a tratados internacionales que están marcando el camino. Aunque no es poco, las cosas cambian demasiado rápido. Son crímenes modernos que necesitan herramientas modernas para prevenirlos y combatirlos.

El milagro de Israel

El milagro de Israel

Es el país con la mayor concentración de empresas tecnológicas del mundo, apenas superado por EEUU.  Con escasos recursos naturales, hoy es líder en Innovación y desarrollo.

Entrevista a Daniel Gazit: “Argentina e Israel son economías complementarias”.

Daniel Scioli: “Logramos un intercambio fructífero”

El debate continúa

El debate continúa

Crimen organizado, narcotráfico, inestabilidad democrática, lavado de dinero, tráfico de personas. Son los principales factores que amenazan el crecimiento de los países de América Latina. El análisis de cómo y por qué nos afectan.

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.