Nota de tapa

Un nuevo perfil profesional

Algunas casas de estudio ya empiezan a adaptar sus instalaciones y su currícula para adecuarse a los requerimientos laborales que impone el futuro cercano. Aquí los casos del ITBA y la Universidad Empresarial Siglo 21.

Michael Chui: “Tenemos tiempo de adaptarnos”

-A nivel global, ¿cuál ha sido el avance de la automatización y qué diferencias encuentran entre los países?

-Nuestro último reporte global revela que un 50 % de las actividades por las que hoy se paga a personas para que las hagan son susceptibles a ser automatizadas. Las diferencias en el potencial de los países para la automatización se derivan de las diferencias en la configuración de sus sectores económicos (agricultura, industria y servicios), así como la combinación de empleos al interior de cada sector. Algunos sectores tienen más probabilidad de ver sus actividades automatizadas que otros, dependiendo de estos factores.

-¿Cómo prepararse, como trabajadores, para enfrentar este escenario?

-Es importante primero aprender cuáles son las actividades que más probablemente se automaticen y cuáles no, y a partir de allí, desarrollar las habilidades que van a ser necesarias para complementar la labor de las máquinas. Aprender cómo hacer cosas nuevas va a ser tan importante como aprender a trabajar en conjunto con las máquinas. Por otro lado, como sabemos que todos los trabajos van a cambiar, es importante desarrollar la habilidad de ser flexibles, resilientes, de seguir aprendiendo a lo largo de toda la vida.

-¿Cuánto tiempo falta para que esto sea una realidad?

-Van a pasar décadas para ver el desarrollo completo del potencial que tiene la automatización. No es algo que vaya a suceder mañana. Tenemos tiempo de adaptarnos. Pero si bien puede sentirse como un proceso lento a nivel macro, en el micro, para los trabajadores individuales o los empresarios, que van a tener que adaptarse, no lo es tanto.

Patricio O’Gorman: “No imagino ninguna industria que dependa al 100 % de bots”

-¿Cómo será el trabajo del futuro?

-Con creciente participación de algoritmos, con los que podemos llegar a tercerizar gran parte de nuestras elecciones. Se trata de algoritmos que afectan nuestras decisiones de empleo, con Linkedin; de compra, con Amazon; y de nuestras relaciones humanas, como Tinder y Facebook. Además, será híbrido, humano y máquina juntos. En la empresa UPS, por ejemplo, ya hay camiones con carteros que reparten paquetes a la vez que lanzan drones para realizar parte de la entrega, se trata de un aumento de eficiencia del 100 % por cada paquete que entrega el humano, el dron entrega otro. También habrá más auto-servicio, con apps y terminales que facilitan que el cliente haga todo él mismo, por ejemplo, los bancos.

-¿Cómo funciona ese esquema híbrido que menciona?

-El reemplazo se va a dar por un soporte híbrido, en diferentes industrias, no imagino ninguna que dependa al 100 % de bots. Imaginemos el ejemplo de una línea de atención al cliente. Se define una primera etapa, con un bot para que identifique el problema básico que tiene el usuario, lo entienda, priorice y derive. Si lo puede contestar, lo contesta, y soluciona el problema. Si no, si es algo más complejo que no puede solucionar, prioriza los casos y lo deriva a una persona que se ocupa efectivamente de eso. En todo caso, en este esquema, hay menos volumen de gente trabajando, y los que están, están más calificados, más especializados.

-¿Qué habilidades serán más valiosas?

-Los empleos menos afectados serán los trabajadores de sectores relacionados con la salud mental y el abuso de drogas, los terapeutas ocupacionales, dentistas y nutricionistas, así como las fuerzas de seguridad. Los empleos menos afectados tienen que ver con las matemáticas en contextos de toma de decisiones, así como aquellos que precisen en general de un enfoque basado en la empatía y la cooperación.


 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.