Hacia la multipolaridad

Aunque no tan rápida y linealmente como se cree, el globo amenaza hacia una reconfiguración del balance de poder. Lejos de la caída abrupta de EE.UU., los países emergentes arman su estrategia de posicionamiento.

En el ya muy lejano comienzo de la década del 70, en plena Guerra Fría y en un mundo sin celulares ni Internet, un saber convencional recorría América Latina. Una mezcla de análisis superficial y las ganas o “la voluntad” de que se cumpliese: los Estados Unidos abandonarían más temprano que tarde la región, empujados por la crisis del petróleo, la derrota en Vietnam, el escándalo político en torno a Nixon, la paridad estratégica nuclear alcanzada por la URSS, el ascenso de Alemania y Japón, y la ruptura del patrón oro-dólar de Bretton Woods. Aquellos que miraban a los Estados Unidos parecían solo ver el fenómeno que representa tan bien la amada novia de Forrest Gump en esa memorable película. Una joven en crisis, drogadicta, pacifista y desorientada. Conviviendo con esa chica, en otra parte de los Estados Unidos, el Pentágono desarrollaba su Intranet, que en los 80 y 90 se transformaría en Internet global, y dos jóvenes genios como Gates y Jobs revolucionaban el mundo tecnológico informático. De manera contemporánea, la NASA y el Pentágono ponían en órbita una docena de satélites que brindarían el servicio de GPS a sus fuerzas militares, que décadas después podría ser utilizado por millones de personas a lo largo y ancho del mundo. En este voluntarista escenario, la retirada estadounidense de América Latina sería acelerada por insurrecciones y resistencias armadas, en su mayoría de matriz marxista-leninista, y otras con orígenes más nacionalistas y telúricos.

Un poco más de una década después, los países de la región avanzaban en procesos de normalización democrática en donde las expresiones insurreccionales poco o nada tenían de peso electoral y los presidentes y ministros de economía de esos nuevos y endebles regímenes buscaban algún mecanismo de solución a la calamitosa crisis de la deuda externa de 1982 por medio. El “Consenso de Washington”, con sus políticas promercado, desregulaciones y reformas, tomaba el centro de la escena; como también lo hacían políticas exteriores que articulaban variantes con un mismo objetivo: tener una relación constructiva y fuerte con la superpotencia unipolar que quedó luego del colapso soviético de 1989-91. Esa imagen desarrapada de Estados Unidos de comienzo de los 70, daba lugar a la evidencia clara y presente de un Estado vencedor y dotado del 25 por ciento de PBI global, el 50 por ciento del gasto militar del mundo y una capacidad de difundir sus valores y cultura incomparables. Todo estaba finamente condimentado por un líder político inteligente, pragmático y carismático como Bill Clinton. El “momento unipolar” había llegado y todo indicaba que quizás no fuese un período breve. Alemania y Japón enfrentaban serios desafíos económicos. El primero, enfrentando los costos de la unificación; y el segundo, luego del estallido de la burbuja inmobiliaria y financiera. Ni que decir de la situación económica y social en la que cayó Rusia y las exrepúblicas soviéticas. Solo China parecía sobresalir, pero a años luz de los Estados Unidos en todos los indicadores de poder. Un régimen chino que justamente había logrado hacer crecer su economía y prosperidad social a partir de la decisión en 1978-79 de sumarse al capitalismo y no combatirlo (cosa que vienen haciendo de manera ininterrumpida y exitosa hasta el día de hoy). Miles de sus jóvenes comenzaron a viajar a Estados Unidos para estudiar en las mejores universidades carreras tan diversas como ingeniería, finanzas, contabilidad, etc.

El comienzo del siglo XXI, con el ascenso le depararía a los Estados Unidos la presidencia de George W. Bush y un entorno en donde se combinaban pragmáticos y realistas con otros más propensos al voluntarismo y la cruzada. En otras palabras, los neoconservadores y su propensión a la “reingeniería social” y del sistema internacional. En su ideario, el “momento unipolar” debía extenderse a una larga era. Los ataques terroristas del 11/9 no hicieron más que fortalecer a estos sectores ultras en Washington en detrimento de sus colegas más experimentados y prudentes. La necesaria campaña contra Afganistán lanzada a fines del mismo año fue inadecuadamente descuidada por una guerra por opción, como fue la de Irak en 2003. Sin duda, uno de los mayores errores estratégicos del último siglo, que tuvo costos económicos que van de 1 a 2 trillones de dólares. Ni que decir su impacto en la imagen americana en el exterior y la desorientación de recursos y fuerzas de otros temas más relevantes en el mediano y largo plazo, como lo fue y lo es el ascenso chino y el regreso ruso.

El fin de la década pasada vendría acompañado por otro golpe duro, tal como fue la crisis de Wall Street de septiembre de 2008, magistralmente mostrada por la película Too big to fail. El menú estaba servido para una versión reactualizada del “saber convencional” que mencionábamos al comienzo de este artículo. Esta vez, la derrota no era en Vietnam sino en Irak y Afganistán, la crisis era la de Wall Street y no la del petróleo y Bretton Woods, y las potencias que emergían no eran Japón y Alemania sino China, India, Brasil y Rusia. Todo ello, condimentado por una sigla creada por un fondo financiero de los Estados Unidos en el año 2001 para vender bonos, los BRIC, en Brasil, Rusia, India y China. Países con intereses y rivalidades geopolíticas más que densas, tal es el caso de India y China, pero sin duda una chapa tentadora y pegadiza. Más aun si uno ve y cree que se está frente al principio del fin de la hegemonía americana.

En este contexto, “la voluntad” vuelve a aparecer fuerte en nuestro país y la región. Esta vez, la palabra de moda ya no es Latinoamérica sino “Sudamérica”. Quizás una demostración de la legítima capacidad y sagacidad de Brasil para impulsarnos a sacar de nuestro mapa mental a dos países que le molestan en su pretensión de llegar a ser el poder regional indiscutido. Nos referimos a México y obviamente a los Estados Unidos, con los cuales Brasilia quiere buen diálogo, pero de manera “bilateral”. Una jugada básica, pero no por ello menos eficiente, facilitada por el ascenso de gobiernos de raíz bolivariana en Venezuela, Ecuador y Bolivia, y una Argentina que desde 2005 y más aun desde el último lustro, viene de mal en peor en su relación con los Estados Unidos. A los diplomáticos brasileños les basta con ser pragmáticos y racionales en su diálogo con sus colegas americanos y moderadamente antiimperialistas, y contestatarios con sus colegas sudamericanos. Todo se condimenta con el rol simbólico y político de los hermanos Castro y sus óptimas relaciones con los bolivarianos y con Brasil. De más está decir que el plato está servido para diagnosticar la existencia clara, visible y creciente de un mundo multipolar, donde las relaciones Sur-Sur pasarían a ser igual o más importantes que las Sur-Norte (si bien el vínculo de ciertos Estados con la fallecida URSS en el pasado y ahora, y a futuro con China, tienen mucho de este tipo de relación tanto en lo geográfico como en lo político-económico-psicológico).

Sin duda, esta vez, a diferencia de cuarenta años atrás, hay posiblemente bases más solidas para poder hablar de una transición hacia un mundo de rasgos más multipolares, pero con ritmos y formas muchos más lentos y complejos que los que “la voluntad” quiere. Pocas dudas hay, si uno usa más la cabeza que el corazón, de que China enfrenta desafíos políticos, demográficos, sociales, morales y económicos mayúsculos en las próximas décadas. Comenzando por la compleja transición de una economía capitalista orientada al mercado a otra con mayor peso del mercado interno y el consumo. Enumerar los límites o encrucijadas estratégicas de Washington no debe nublar -siempre y cuando uno no sea un propagandista- el análisis de lo que le puede deparar el mediano y largo plazo a Rusia -su crítica situación demográfica, por ejemplo-, Brasil, India y la propia China. Quizás esta última sea el verdadero foco de atención, que a más de un analista ha llevado a pensar nuevamente en la confirmación de un mundo bipolar de acá a 15 o 20 años.

Para ir concluyendo, en el caso específico de nuestro país, su presente y futura política exterior, cabría esperar que primara una visión que tomara en cuenta estos matices e interrogantes y que no se dejara llevar por una visión tentadora pero quizás precipitada de una mecánica e inevitable lógica de ascenso y caída de las grandes potencias. Asimismo, tampoco es cuestión de cambiar alineamientos automáticos del pasado por otros pero de signo geográfico e ideológico diverso. Si se trata de estar en el sistema internacional que se va reconfigurando, no hay que mirar desde el balcón con admiración cómo se mueven los BRICS (la S es por la recientemente sumada Sudáfrica), sino ser protagonista y articulador de una presencia activa, prudente y pragmática de la Argentina. Ni sobreactuaciones contra el hegemón que creemos que decae, ni seguidismo y subactuaciones frente a los que se cree y se quiere que vengan.

Por último, no menos importante, darle una mirada a los últimos textos de Moisés Naím muestra de manera clara y sencilla cómo la propia idea de poder debe ser reconsiderada en parte, tanto en los planos domésticos como internacionales. Un poder que sigue pasando por los Estados, pero de manera decreciente. Un poder que se difunde entre actores no estatales. Que rápidamente se acumula y rápidamente se diluye en muchos casos. Para bien o para mal, la revolución 2.0 tiene impactos múltiples y en todos los planos tal como los tuvo la revolución industrial del vapor en el siglo XVIII y la del acero y el carbón en el XX. No casualmente Adam Smith y Karl Marx desarrollaron sus obras en esas dos épocas.

Publicado en: Actualidad
Etiquetas: , ,

Una respuesta a “Hacia la multipolaridad”

  1. Cristina dice:

    Me ha gustado mucho tu post, estaba buscando algo parecido y por fin lo he encontrado, lo compartire con varios amigos. Besos !!

**Array ( [author] =>

[email] => [url] =>

)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, y las Consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario soez o agresivo , será eliminado o inhabilitado para volver a comentar.


 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.